Etiquetas

quarta-feira, 8 de junho de 2011

15 Mayo - Los indignados Españoles

España en las últimas semanas ha sido un hervidero de protestas y manifestaciones por un cambio que no ha venido con el espíritu de la transición ni en los años posteriores. Sin embargo, una es la pregunta que nos podemos plantear es ¿por en época electoral? ¿Por qué después de varios meses con esta crisis?

La realidad social y económica se ha despertado en una sociedad que dormía, sin fuerza social en la calle, que sepa como protestar ante las instituciones. Y este el primer gran paso que debemos hacer para ser una verdadera sociedad democrática. La protesta es parte de esta sociedad madura y fundamentada en libertad con derechos pero no debemos olvidar con obligaciones constitucionales.

Tanto la Puerta del Sol de Madrid como la Plaza Cataluña de Barcelona han demostrado que con dosis de democracia que es posible manifestarse, pero por desgracia siempre hay grupos que tratan de enturbiar estas muestras de protesta que pacíficamente y con sentido de ser transversales han podido llegar a ser truncadas.

Mi visión personal se centra en tan solo defender lo que por derecho hemos conseguidos todos los españoles con esfuerzo. Somos la España del siglo XXI y hay medios e instrumentos para pedir a los poderes públicos que actúen y mejoren su profesión. Pero no por ello debemos perturbar la libertad de los demás. Es en este punto donde mayor controversia ha llegado a manifestarse en las calles de muchas ciudades de España.

Libertad y derechos, pero ante todo debemos regenerar el sistema democrático no solo en España, sino incluso en Europa. Y debemos partir del Manifiesto que nos han hecho llegar los organizadores de la concentración. Yo personalmente entiendo que debemos empezar por los tres pilares en los que sostiene la democracia española. Primero, la separación de poderes real y palpable, segundo un mayor grado de independencia para Poder Judicial español (como medio de control de la acción de gobierno) y tercero, un cambio en el régimen electoral más participativo para la sociedad e incluso en cuanto a la representación parlamentaria.

Hay que iniciar este camino de cambio, y yo como jurista creo en la separación de poderes que Montesquieu plasmo para la Historia. Y es así, como se deben iniciar los cambios que merece una sociedad plural, pacífica y democrática para mejorar los órganos que deben regir el futuro de esta gran Nación que es España.

texto de Jordi Moreno

Sem comentários:

Share Button